Y nadie hace nada…

Martin Garcia. Contestación a la querida y admirada Sandra Russo

Posted on: 21 febrero 2010


Contestación a la querida y admirada Sandra Russo

NUNCA UNA GUERRA ES DE A TRES.
Por Martín García

– Esta es la contradicción no resuelta del peronismo, pero quizá no se trate ya de una contradicción, sino de dos dicciones totalmente diferentes, dos fuerzas condenadas a competir por un nombre y una identidad. Me temo que nunca ninguna será más peronista que la otra. El contradictorio era Perón y cada fuerza refleja una parte de ese hombre que amplió fenomenalmente las bases de la política argentina. El antiperonismo, en cambio, no es tan contradictorio. Es lineal en su asco a los malos modales, en su selectividad estética y en su abyecto lamento por los privilegios perdidos. Y en los sectores medios, es un lamento peor: como dijo inmejorablemente Carlos Barragán -si los negros viven como uno, uno siente que tiene una vida de negro.

Sandra Russo Curiosidades argentinas, Página12 (6.02.2010).


Hace muchos años que leo a Sandra Russo y tengo un gran respeto por ella, como periodista y como persona. Una persona honesta y valiente es más de lo que puede decirse de muchos periodistas de la troupe mediática. Sin embargo casi nunca he coincidido con ella cuando se refiere al peronismo.

Obviamente ella tiene derecho a opinar sobre el peronismo y sobre cualquier cosa que le plazca.

Aun así, me da la impresión, que, cuando se habla del peronismo y no se aclara que lo que se expresa es una opinión, pareciera que las frases sobre el peronismo estuvieran reflejando una verdad dada por sentada.

Una conversación parecida se dio en un pleno de la Comisión de Dilettantes del Peronismo bonaerense.

Le pusimos ese nombre como un chiste y la integrábamos una banda de compañeros y compañeras compuesta por el Gato Carbone, Alfredo Moffat, Emilio Del Güercio, el Negro Dolina, Pancho Muñoz, Alberto Cormillot, el Chango Farías Gómez, Carlos Carella, Cecilia Rossetto, Helenita Goñi, Cecilia Absatz, etc., en la época de la cafieradora.

Allí se dio un diálogo entre Alejandro Dolina y José Pablo Feinmann, ambos compañeros queridos, cuando el Negro le dijo a José:

– Muy buenos tus análisis y críticas al peronismo. Coincido con muchas de ellas. Lo que me parecería mejor es que, antes de iniciarse el artículo,  le agregaras una frase que podría decir: -Yo soy peronista. Y luego comiences con tus análisis y críticas. Porque si no lo hicieras así, la gente podría leer tus críticas al peronismo y creer que, en realidad sos anti peronista.

Es importante definir desde que ventana la gente está viendo el parque, porque de cada ventana se ve un parque distinto.

Estaría bueno que yo dijera:

Aquí García desde la ventana del peronismo y la Russo también transmitiera su partido indicando desde que ventana lo está mirando.

Es curioso como todo el tiempo los que no son peronistas nos dicen a nosotros, los peronistas, quien es peronista y quien no y como somos.

Perón nunca fue contradictorio y menos aún en el sentido que lo dice Sandra Russo.

Ella dice:

– Esta es la contradicción no resuelta del peronismo, pero quizá no se trate ya de una contradicción, sino de dos dicciones totalmente diferentes, dos fuerzas condenadas a competir por un nombre y una identidad. Me temo que nunca ninguna será más peronista que la otra. El contradictorio era Perón y cada fuerza refleja una parte de ese hombre.

Lo que se ha llamado en nombrar como Peronismo disidente, en el lenguaje del enemigo, no es más que la versión 2010 del menemismo por lo que podríamos llamarlo Neo menemismo o menemismo sin Menem.

Y esto es así por lo que defienden, por lo que han hecho y a lo que han adherido. ´

Después ella dice:

– El contradictorio era Perón y cada fuerza refleja una parte de ese hombre.

Esta parte del análisis de Sandra Russo muestra a las claras que ella no ha entendido al peronismo y no parece estar dispuesta a hacerlo.

Perón fue un conductor nacional, popular y revolucionario y como tal ha debido conducir a personas con diferentes orígenes ideológicos, diferentes formaciones culturales, diferentes intereses particulares, diferentes pertenencias gregarias, diferentes pertenencias religiosas, diferentes edades, etc.

Un conductor de todos aquellos que se dejaban conducir, es decir seducir, instruir, guiar por su enorme personalidad, conocimiento y valía.

Perón fue el conductor de la mayor revolución socialista que haya habido en la Argentina y en Latinoamérica.

Una de las mayores revoluciones socialistas del mundo.

Como dice el poeta Vicente Zito Lema

El peronismo desconfía de la palabra socialismo y el Socialismo descree del Peronismo, sin embargo, la más grande experiencia socialista, en Argentina, la realizó el peronismo.

Y Perón fue su realizador en la realidad efectiva.

Lo que él hizo benefició a todo el pueblo argentino, sin distinciones.

Y como todo conductor y todo realizador revolucionario, tuvo que luchar contra fuerzas antagónicas al proyecto nacional y popular en innumerables oportunidades, en distintos momentos, en distintas situaciones internacionales, en diferentes relaciones de fuerza internas, ante diferentes actores, con distintas herramientas, cuadros y realidades.

En cada una de ellas eligió, tomó posiciones, partido, asumió riesgos y seguramente tuvo errores. Pero jamás fue contradictorio.

Perón nunca fue un liberal ni coincidió con los intereses de la oligarquía. Nunca estuvo del lado del Imperio. Nunca coincidió con los opresores.

Nunca estuvo en la defensa de sus intereses por encima de los intereses del país y del pueblo trabajador.

¡Jamás!

Siempre defendió lo mismo. La dignificación del pueblo sometido, oprimido, postergado y forjó realidades concretas para su liberación, dignificación, y crecimiento.

Nunca fue a reunirse con la Embajada de los EE.UU para pedirle letra, para ver como podía serles útil. Para escuchar sus consejos.

Tampoco con el Foreign Office.

Inglaterra fue enemiga de Perón y Perón consideraba a Churchill y a la clase dominante e imperialista de la Gran Bretaña como su enemiga objetiva.

Por eso la caída de Perón fue celebrada con tanta alegría por sus dirigentes. Después ese sayo le cayó a los EE.UU.

Aunque Perón nunca fue enemigo del pueblo inglés, ni del pueblo ruso, ni del pueblo norteamericano. Nunca.

Para Perón todos los pueblos del mundo eran hermanos de Argentina y eso le planteó en la Plaza de Mayo al pueblo argentino y el pueblo argentino le contestó que así era.

Sandra Russo dice:

Me temo que nunca ninguna (fuerza) será más peronista que la otra.

Es peronista –más allá de lo que, de buena o mala fe cada uno crea- aquel que coincide con la doctrina peronista y lo defendido y atacado por Perón y Evita.

Por eso mismo –más allá de las cuestiones de Logo o Título o Marcanadie puede decirse y ser reconocido como peronista haciendo todo lo contrario y defendiendo todo lo contrario de lo que hicieron y defendieron Perón y Evita.

Nunca podría ser peronista aquel que hizo y defendió todo lo contrario de lo que hicieran y defendieran Perón y Evita. Sería una zoncera, un desvarío, una falacia, una estafa. Una mentira.

Coincidimos –gracias a la época en que nos toca vivir en la actualidad y con la que la historia personal y la historia con mayúsculas nos premia una vez más, con Sandra Russo y con José Pablo Feinmann, en el apoyo a lo bien hecho por Néstor Kirchner y en la actual defensa del gobierno de Cristina Fernández, su obra y sus realizaciones cada vez más parecidas a las acometidas por Perón y Evita.

El peronismo siempre se ha visto a sí mismo gobernando para todos. Nunca ha querido algo más que confundirse con lo mejor de la argentinidad.

Una argentinidad inserta en la Patria Grande Latinoamericana hermanados en el tercer mundo con los pueblos que sufren el colonialismo y la espoliación de los intereses por parte de los imperios, las grandes potencias y las corporaciones económicas y financieras globales.

Nada que ver el peronismo con la sumisión al imperio anglosajón ni a ningún otro ni tampoco con ningún realismo que incluya someterse a  potencia alguna.

Sin embargo, el peronismo sigue siendo observado con microscopio por vastos sectores de la cultura y la intelectualidad siempre acusado de algo que no le encaja a los demás en sus teorías de cómo deberían ser las cosas.

El peronismo tiene una historia muy rica de valor, muertes, arrojo, valentía, patriotismo y traiciones. Su esfuerzo se identifica con la defensa de la Patria y de cada uno de los argentinos en grado extremo.

El peronismo ha tenido también sus enfermedades.

Algunas graves como fue el virus del menemismo.

Claro, en situaciones globales complicadas.

Su alineación con las tendencias neoliberales arrastraron a muchos peronistas a  un camino del que ha sido difícil volver.

Fue una enfermedad que atravesó a todo el peronismo.

No sé si le pasó a todos los partidos o movimientos. Al peronismo le pasó. No fue solo Menem.

Participaron muchos intendentes, gobernadores, dirigentes sindicales, miembros de la gloriosa Jotapé, diputados, senadores, ex presos políticos, empresarios, punteros, etc.

En contraste con esto, muchos de los políticos que están alineados en el neo menemismo, han realizado tareas, gestiones y obtenidos logros que honran a la mejor tradición social del peronismo.

Pero se han separado de la línea estratégica que trazaron Perón y Evita y hoy son socios objetivos del Imperio y sus cipayos.

Es decir, enemigos de los patriotas. Enemigos del peronismo.

Como expresa clara y apasionadamente otro gran poeta Alfredo Carlino, el peronismo es el que remite a Perón y Evita, sus realizaciones, su doctrina y su historia mientras vivió Perón.

Solamente se es peronista mientras se sigue la doctrina y la línea de realizaciones de Perón y Evita. No es una cuestión de sedes, de auto bombo o de aparataje. Después de Perón vino la vida. Hicimos lo que pudimos para parecernos a él y en su obra. Y como le pasó a él, también lo pagamos caro. Ahora también se hace lo que se puede. Y se hace bastante. Y seguimos pagando altos precios por eso.

Nunca una guerra es de tres.

Son ellos o nosotros.

Y en eso el peronismo está claramente de este lado. Sin contradicciones. Contradictoria es la vida.

MG

Anuncios

6 comentarios to "Martin Garcia. Contestación a la querida y admirada Sandra Russo"

Recién hoy (un poco tarde) leo tu respuesta a Sandra Russo y me quedo realmente satisfecho por el nivel de reflexión propuesto y, sobre todo, por el esfuerzo didáctico para que se entienda bien cada una de las palabras escritas. Está bueno, estimado super jefe, que asumamos todos los riesgos de este momento de militancia profunda, que nos pone a prueba todos los días frente al maniqueísmo de la oposición destituyente. Hace falta más debate, sobre todo en pequeñas comunidades como la comarca de Carmen de Patagones y Viedma, que es donde vivo y trabajo (en Télam) y me alegro cada mañana de pertenecer a un rinconcito del país donde muchas cosas que pasan no encajan en el recetario fácil de los opinadores fáciles y, por eso mismo, no son entendidas.

recuerdo ademas en la década MENEMISTA la flexibilización laboral, la desocupación, la venta de las empresas públicas, nunca me voy a olvidar el dicho de cavallo, un kg de ingeniero sale más barato al país que el kg de ingeniero si lo educábamos acá, es decir destruyó la educación técnica, aplicó junto a Duhalde, la ley d federal, cierre de empresas, ventas de nuestras empresas a capitales extranjeros, he leído un comentario del amigo villar que dice que a él no le da VERGÜENZA SER PERONISTA, DESDE YA VILLAR NO SOLO NO DEBE DARTE VERGÜENZA SINO QUE ES UNO DE LOS PATRIMONIOS MAS GRANDES QUE TENES, Y QUE REPRESENTAS MUY BIEN, LO QUE SI Y ESTO ES PARA TODOS aquellos dirigentes justicialistas que se quedaron en el poder no sé porque razones, a mi me daría vergüenza haber formado PARTE DE UN GOBIERNO QUE SE DIJO JUSTICIALISTA, QUE ENTREGO AL PAÍS , A SU PUEBLO Y A SUS INSTITUCIONES

realmente entender al peronismo no es una tarea fácil para nadie, pero he leído atentamente tu escrito y quiero dejarte algunas consideraciones, EN PRIMER LUGAR EL QUE ESCRIBE NO ES PERONISTA, PERO TAMPOCO ES ANTI PERONISTA, SOY SOCIAL DEMOCRATA ALFONSINISTA, Y DEFIENDO A LA PRESIDENTE PORQUE CONSIDERO QUE VARIOS POSTULADOS DE LA SOCIAL DEMOCARACIA las está llevando a cabo, yo puedo estar DE ACUERDO CON MUCHOS DE TUS DICHOS HASTA LA LLEGADA DEL MENEMISMO, A PARTIR DE ESTE SR, EL JUSTICIALISMO PIERDE LO ELEMENTAL , SU ESENCIA.

LA MAYORIa de los justicialistas dejaron al movimiento sin ideología, abrazados al capitalismo salvaje, arrodillando al país ante el imperio yanqui, es más nos metieron de cadetes en la guerra de Iraq, con quien teníamos algún proyecto en común ( el cóndor ), hablando de eso, menem entregó los planos de dicho proyecto soberano, y desfilar al lado de nuestros eternos enemigos, los ingleses, ademas de atentar contra los trabajadores argentinos

Uau, el viejo cafierista de la primera hora (con en la fotito con Béliz y rodeado de Manzano, Grosso, Rückauf y compañía) tiene la caradurez de hablar de ‘virus menemista’ y de paso, recrea el viejo deporte peronista por excelencia “¿yo? ¡argentino! ¿Yo? ¡yo no fui!”

Sandra Russo demuestra su lucidez, Martín Garcia su fanatismo religioso (y con el citado comentario a Feinmann, Dolina demuestra su estupidez e hipocresía. El cretinazo que voto 2 (dos) veces a Menem y se justificaba por radio cada vez que podía -y le mandaba cariñosos mensajes de apoyo a Duhalde a través de su querida Chiche en el programa de la Chiqui…. Sólo el peronismo puede tener a ese esperpento en el papel de filosofo / intelectual del pueblo)

El fanatismo religioso empeora con los años y el peronismo aun más. Por cierto: Emilio del Guercio era un vocero entusiasta de Rodriguez Saa hasta hace unos años. Por ahí te puede llevar de la manito con Pino Solanas a festejar la victoria de la democracia contra la dictadura K y el paráte a Marco del Pont, esa infiltrada del Plan Fénix.

Martincito recrea otro viejo deporte peronista: “me cago olímpicamente en la historia y a los hechos, como mi querido Arturito Jauretche, y cito lo que me conviene, oculto lo que huele feo e invento el resto”

Estoy cometiendo el error de contestar enojado -malo para argumentar y para la ortografía-. Pero la estupidez y la hipocresía disfrazada de militancia política me sacan.

“Perón nunca fue un liberal ni coincidió con los intereses de la oligarquía. Nunca estuvo del lado del Imperio. Nunca coincidió con los opresores. (SIC)

Nunca estuvo en la defensa de sus intereses por encima de los intereses del país y del pueblo trabajador. (SIC SIC y SIC)

Busca ayuda profesional, MG. El tono de desesperación defendiendo indefendibles y torciendo cuanto pueda ser torcido para tratar de encajar algo que no llega ni a sofisma -no digamos argumento- da lástima y vergüenza ajena. Pensar que te leía en Humor y Superhumor me hace sentir aun peor.

PD: el que crea encontrar en mis palabras un mensaje anti-K está muy (pero MUY) equivocado.

para nada pienso que son anti K, pienso que so uno más que les avergüenza el peronismo

[…] See more here:  Martin Garcia. Contestación a la querida y admirada Sandra Russo … […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: